lunes, 22 de septiembre de 2008

¡No al agujero, negro!

(Teorizado sin práctica por unServidor)
.
El colisionador de hadrones (LHC) no es un juego de autitos chocadores al que van los amigos de lo ajeno, sino simplemente una maquinola de cinco mil euros con la que algunos pocos humanos decidieron arriesgar las vidas de todo el resto, o peor aún, de nuestro Partido mismo.
Nuestra propuesta ante este hecho es contundente: Si el mundo llegara a acabar, llevaremos el caso a la Justicia. Y si es necesario, hasta la Corte de La Haya no paramos (aprovechando el ser chupados hasta Suiza). Porque -es cierto- sabemos que cada uno de nosotros va a morir, pero ¿qué culpa tienen los delfines, las azucenas, los turdus rufiventris, mi centro de mesa y el cabo de Hornos, para que los succione un ujero, negro? ¡Digámolse NO al agujerito sin fin!
Para mientras tanto, nuestra Comisión de Salud Laica o Cataclismos (CoSaLOCa) propone a los afiliados hacer uso del Método Inocuo Kublaikán Avalando Garantía Absoluta De Eternidad (República Argentina): ya que un cataclismo galáctico impediría nuestra continuidad a través de la progenie ¡busquemos entonces la que nos han prometido siempre todas las religiones! Y como de éstas hay muchas con distintas ideas, la solución sería hacer como aquél gran emperador mongoloide y obedecer a todas a la vez.
Esto implicaría circuncidarse como judíos y musulmanes, bailar en los bar-mitzva y demás festividades paisanas, orar 5 veces por jornada como en el Islam, ir a misa los domingos como los católicos, saludar al sol todas las mañanas como en la India, venerar a nuestros ancestros como los confucionistas, y no pasar debajo de escaleras, como los ateos.
Aunque a algunos puede parecer duro, el Método tiene ventajas. Adscritos a nuestra nueva religiosidad y habitando un país con libertad de cultos (aunque vemos más incultos sueltos) no tendríamos que trabajar los viernes (día sagrado musulmán), los sábados (ídem judío) ni los domingos (ídem católico). De lunes a jueves, por otra parte, nuestra acción como empleados sería la no-acción de los taoístas.
Y la mejor de todas: si al final los sabios tienen razón y todo es como ellos creen (y esta vez Colón hace mal en pararles el huevo)... aún así, nos servirá para cuando debamos morir de todas formas, pues ¡en alguna de todas tenemos que haberle embocado! Y para ese entonces, no les servirá el dinero, que pueden aportar a nuestro templo del Método.
Los saludo, recordándoles no olvidar el bocinazo cuando pasen junto a un mojón del gauchito Gil.
.
Lic. MORTICIA FUNES
Cinturón marrón de
M.I.K.A.G.A.D.E.(R.A.)

7 comentarios:

The Bug dijo...

¡Eso!
Los cheboláh de la primera ola debemos predicar con el ejemplo.
Yo ya me compré una vaca que están adorando las masas.

The Bug dijo...

Perdón por el error de tipero pero en el comentario anterior debe leerse "que están dorando las brasas".

Jorge Mux dijo...

Ah, yo había entendido "que está morando en mi casa"

Apalabrada dijo...

Yo le dije no al colisionador pero parece que de mucho no sirvió.
Bah no sirvió de nada, y el aparato ése, menos.

El Profe dijo...

Ese aparato me inspira tanta confianza que ya estoy llenando los formularios para elegir mi proxima reencarnación :D

¡Abrazos SPAMentosos!

Delegación S.P.A.M.
Tierra del Fuego
y alrrededores

Chap! dijo...

¿Y cuál es la religión en la que te obligan a participar de orgías?

cerriwden dijo...

Chap, si querés orgías de las verdaderamente escandalosas, incursioná en la magia del Caos, que tiene como mentor a Aleister Crowley, que wí sabía como organizar una partuza.
¿No es cierto que se le cayó una tuerca al Gran LHC y no está funcionando?
Se ve que los dioses se confabularon.