lunes, 29 de septiembre de 2008

Mi voto no es positivo®

(somatizado por The bug)

Vemos con pavura como la frase que da título a este texto se ha hecho popular y símbolo de transparencia.
Pronunciada hace ya varias semanas se convirtió en un emblema y caballito de batalla político.
Al igual que Alfonsín en el 83 con su famoso "un médico a la derecha, por favor" o el "síganme, que no los voy a defraudar" de Menem, la frase de Cobos tiene destino de bronce.
Me imagino a un Cobos candidateado, terminando sus discursos con un "mi voto no es positivo" y todos de pie aplaudiendo.
Me lo imagino usando esa frase hasta el hartazgo, incluyendo escenas donde Cobos es consultado sobre si no le gustaría reunirse con sus suegros a comer bagnacauda o pronunciándosela a un limpiavidrios que le pregunta en un semáforo si tiene una moneda.
¿Y por qué la vemos con pavura?
Simple: porque la frase no dice nada.
Mejor dicho, dice lo que no es en vez de decir lo que si es.
¿Ese es el simbolismo que queremos para nuestra sociedad?
Porque no es lo mismo decir lo que uno quiere con explícita claridad y decisión, que sugerirlo.
Imaginen esta situación: dos amantes en la cama luego de tener relaciones. Uno le dice al otro: "¿te gustó?, ¿la pasaste bien?".
Si el interrogado responde "si, la pasé muy bien" la cosa sigue viento en popa.
Si en cambio responde "la verdad es que no" ya la cosa no va tan bien, pero se está reconociendo un problema, lo cual es fundamental para encontrar las soluciones y además abre el diálogo.
Pero si esa persona responde "y... mal no estuvo", ¿qué quiere decir?
¿Que estuvo pésimo pero no se anima a decirlo?
¿Que tenía otras expectativas?
¿Qué tendría que haber sido mejor?
¿Qué por lo menos se conforma?
Como habrán descubierto, acá no hay dudas: la relación se va a pique.
"Mi voto no es positivo" es exactamente lo mismo: "no te sientas mal, pero...".
El s.P.A.M. ve con desagrado este tipo de expresiones porque está acostumbrado a decir las cosas de frente. Y si no se anima te las esconde, pero no te las dice a medias, que es peor.
¿Qué queremos decir con todo esto?
Que las cosas hay que decirlas. Todas, siempre.
A todo esto, les informamos a ustedes que el bono colaboración mediante el cual se sostiene el partido, ha sufrido un incremento del 35%.
Tomá, te lo dije.

Nota sobre Cobos: ¿en qué momento dejó de ser Luis Cobos para empezar a ser Cleto Cobos?, ¿qué "luz" del periodismo empezó con ésto?, ¿es una burla?. Porque a mi modesto entender burlarse de los nombres de las personas es aún más infantil que reirse de las características físicas de alguien, lo cual es por si mismo bastante deplorable. Muy bajo han caido, che.

8 comentarios:

Jorge Mux dijo...

No te enojes, Haroldo Martínez.

unServidor dijo...

Coincido con el consejo de Gumersindo Mux.
Lo de Cleto no lo entiendo, porque si es porque Luis es muy común, antes tuvimos un Carlo y nadie le decía Saúl. Es más serio llamarlo "Uyuyuy".

Mafa dijo...

Me parece que la manera correcta de anunciar el incremento de este tipo de persona es: "No se aumenta mucho el bno colaboración sólo un 35 %"

rubiaa dijo...

35%%????? y asi me lo decís???
Me hubieras dicho "no te bajo el bono de colaboración..."

Chap! dijo...

El "He tenido mejores" ¿es tan poco recomendable como el "tan mal no estuvo"?

El Profe dijo...

¿Cleto es por anacleto o por Cletus el campirano de los simpsons!

¡Abrazos para todos los chebolahs!

Vachi dijo...

¿Y el "al menos duró un rato"?
:)

El Vengador Pitufante dijo...

Che pero... ¿no es Julio? ¿Luis?