lunes, 15 de septiembre de 2008

El modelo

(Retraducido del euskera original por Jorge Mux)

Es histórico el reproche que se le formula a nuestro partido: que no sigue un modelo.
Quienes nos critican argumentan que nuestras líneas de acción son vagas y erráticas, que no planificamos siquiera el futuro inmediato, y que nuestros delegados, correligionarios, camaradas y compañeros (según las palabras de corrompidos funcionarios de turno) son "una desbandada jauría de perros hambrientos, rabiosos e infantiles".
Nos critican porque incluso los festivales del día del niño comienzan siendo una hermosa manifestación de amor y chocolate caliente, y devienen en incontrolables peleas de cadenazos a espalda descubierta entre punteros y guardaespaldas.
Nos acusan de tergiversar noticias políticas de acuerdo al capricho del mensajero.
Nos reclaman transparencia. Una transparencia que jamás prometimos.
Nos reprochan que ya ninguno de los afiliados al Partido sigue bebiendo de las raíces de donde surge nuestra histórica ideología.

¿Qué podemos responder a estas acusaciones?
Que tienen razón.

¡No seguimos un modelo!

¡El Partido, si bien se nutre de un suelo histórico bien definido, tiene la valentía de no sucumbir ante la tentación de continuar con la anacrónica y perimida enseña que nos legaron los antepasados!
¡Los afiliados al SPam son capaces de olvidar el pasado y reconstruirlo tal como les plazca ante cada ocasión en la que valga la pena acudir a una cita de los grandes próceres!

Por todo esto, nunca debemos olvidar las palabras del Grand Doque, uno de los Maestres del SPam, inspirado ideólogo del siglo XIX: "He estado pensando y veréis que, mejor que un chusco chasqui, un televisor LCD es mejor para la vida del ciudadano"

Y luego agrega: "El compañero que se afilie al SPam, histórico partido de raíces milenarias, tendrá derecho a recibir platita para sus vicios, la cual confiscará a afiliados de otros partidos por los medios que crea más convenientes"

Y, para finalizar: "No hay error en la doctrina del Partido. El error está en otros: en su palabra, en sus oscuros intereses, en sus torcidas ideologías. Quien nos señala error merece no ser escuchado y para ello los afiliados al SPam tendrán derecho absoluto de silenciar a los detractores por los medios más convenientes, además de sacarles su platita"

Son palabras del Grand Doque. Al menos, tal como le vienen a la mente a este chebolah, quien no recuerda exactamente cuáles fueron sus palabras a pesar de haber estado él mismo presente en esa profética noche del siglo diecinueve.

Máximo Bellarmino Aristo.
Secretario de la Rama Memoria Histórica del SPam
Delegación Brandsen.

5 comentarios:

unServidor dijo...

¡Qué tiempos los del Gran Doque!


(pero al final de su vida ¿no lo habían terminando echando del partido?)

Vachi dijo...

El error siempre está en otros. Sí señor!

rubiaa dijo...

Los integrantes de SPAM no podrían ser modelo, la naturaleza no los favoreció taaaanto.

:P

(chistín)

Jorge Mux dijo...

¡Eh!

Chap! dijo...

¡Eso es tener huevos y no renegar de la gallina!