lunes, 5 de mayo de 2008

¡Sí a la nueva ley de autotransportación burocrática en edificios públicos!

(fotocopiado por The Bug)

Es sabido que un trámite simple como solicitar que un oficial de policía retire al indigente que duerme en el umbral de nuestro hogar, donde ha instalado una carpa cuyo cubretecho nos impide accionar correctamente el picaporte, o la gestión de la apertura de un prostíbulo con todas las de la ley (incluyendo sus trampas) nos consume valiosas horas, días, semanas y meses (incluso de los largos ¡¡¡de los de 31 días!!!).
No es sólo el tiempo perdido, sino el peso de los kilómetros y kilómetros que deben recorrerse entre oficinas y despachos, entre mostradores de informes y máquinas de golosinas, sandwiches o gaseosas.
Un estudio particular que hemos encargado a una afamada consultora política y distribuidora de llaves de torque, ha demostrado que para la simple habilitación de un salón de ventas multipropósito hay que caminar 58 km entre distintas dependencias que distan no más de tres metros unas de otras, todas juntas dentro de una edificación de 200 m2.
Para combatir este flagelo que azota nuestras rodillas y várices, nuestro partido ha presentado en la cámara baja un proyecto de ley denominado "Autotransportación burocrática en dependencias públicas".
El proyecto comprende la instalación de cintas transportadoras y escaleras mecánicas -aún en edificios de una sola planta, por las dudas se edifique más adelante y así no quede la construcción en infracción- para que uno se pare en una punta y sea llevado automáticamente por todas las oficinas que corresponden al trámite (que se seleccionará con una botonera o alguna manivela que se instalará por ahí, esta parte falta definirla bien).
Como seguramente será necesario que las escaleras y cintas se crucen entre sí, será vital que todas suban, doblen, hagan tunelcito, se inclinen y algunas cosas más que todavía no están definidas del todo porque creo que hay que derogar primero algunas leyes de la física cuyo tratamiento ya está en la cámara alta.
Las comisarías, por ejemplo, están comprendidas en este proyecto, por lo cual habrá cintas que lleven a los presos desde la entrada a su celda, de ahí a tribunales, de allí al calabozo de al lado donde habrá un enfrentamiento mortal y de allí al patio, donde también habrá cintas que los llevarán a todos los presos (150 personas promedio) a pasear por el predio (6 m2 promedio) ya que se sabe que esta gente es poco afecta a hacer ejercicios.
Nuestro proyecto es infinitamente superior al presentado por la oposición, cuyo único beneficio es ser sumamente económico, para lo cual todos los funcionarios públicos deberían llevar a cocochito (o a cococho, o a cocoyo, o a cocoyito, todavía no está bien definido del todo) a cada uno de los ciudadanos tramitantes.
Esperamos que este proyecto de ley se convierta rápidamente en una ley denserio, ya que para poder presentarla tuvimos que recorrer aproximadamente 258 km entre todas las oficinas del Senado, negociando una cosita aquí y otra cosita acá.
Ojalá salga pronto porque ya tenemos las rodillas a la miseria. O la cintura, no sé, todavía no está bien definido.

Edelmiro Alfonso Chichiamoro
(titular de la Secretaría de Cosas Piolas para la Gente)

7 comentarios:

Mar dijo...

Ay partido como te quiero!!! Mencantó. No nací para hacer trámites a pata.

rubiaa dijo...

Un garron los trámites, realmente.
La Secretaria de Cosas Piolas bien que me podría comprar un autito, no?

:P

Apalabrada dijo...

Tengo una sugerencia:
Mientras le aprueban el proyecto que entreguen en la entrada un par de patines, contra entrega de documento.Con las rampas apropiadas, todo iría sobre ruedas y el ciudadano de paso se ejercita y mejora su salud.



Aunque confieso que en algunas reparticiones públicas me daría miedito dejar mi documento. Piensen en otra cosa.

Rapote dijo...

Ojo al parche... ¿Consideraron grupos electrógenos?

A ver si todavía se corta la luz y queda todo el mundo de a pie...

Rapote

Cale dijo...

Compañeros, ya que es moda la instauración de tecnologías de vanguardia para el transporte público creo que es apropiado complementar la distribución de escaleras mecánicas con este invento capitalista de transporte.
Un votante transportado es un votante seguro, compañeros. Viva la revolución móvil!

El Profe dijo...

Yo tengo que hacer un tramite en Buenos Aires.... ¿Será posible utilizar un medio semejante para ello?

¡Saludos cordiales!

Delegación
S.P.A.M.
Tierra del Fuego

José dijo...

Para el caso de las comisarías, el recorrido de los detenidos debería iniciarse en la entrada, dirigirse a tribunales, desde ahí a la comisaría, y después de unas horas de paseos por el patio y la celda, volver a depositarlos en las calles, igual que ahora, pero con la ventaja de que nadie camina más de lo necesario.

Cuentan con mi voto!